domingo, 20 de marzo de 2016

Aquellas nobles piraguas

Las nobles piraguas que en otrora surcaron el lago con pasajeros y alimentos.

(Deivis.D Castro)  Marzo 20, 2016 - 5:23 am
La etimología de “Piragua” realiza una descripción sobre élla como una canoa estrecha usada por indios para la navegación, el maestro Lisandro Alvarado en su Glosario Voces Indígenas, se refiere a éstas como “Troncos Huecos” lanzados al agua.
Para los Zulianos esas embarcaciones constituyeron la base fundamental de su desarrollo económico a finales del siglo XIX, ya que fué la vía más expedita para el comercio de mercancías y pasajeros entre los principales puertos de la Cuenca del Lago de Maracaibo.
Construídas por artesanos conocidos como “Carpinteros de Ribera” usaban maderas autóctonas de la región como la dura vera, el asmo, la ceiba y el curarire para soportar los embates de las aguas, sus diestras manos realizaban desde los planos hasta el último paso que era calafatear para evitar filtraciones.


El viejo malecón marabino vivió una importante época.
Así comenzaron a surcar las piraguas nuestras aguas, llevando en su curva proa un nombre de alguna Vírgen, Santa, deidad, hermana, esposa, o hija, costumbre muy arraigada en la navegación de bautizar los navíos con nombres femeninos y nuestras piraguas no fueron la excepción, desde 1870 hasta 1964 se podían apreciar entre nuestras radas nombres como: Diáfana, Enma, Graciela, Barcelona, Gran Brisa, Bolivia, Flecha de Encontrados, Santa Teresita, Delia María, Santa Rosalia, María Mirtha, Mara, Merideña, Africa, Fenicia, Firma de Oro, Alfa, Flora, Viena, entre otras tantas. Haciendo la observación que estos nombre podían leerse exactamente así, el artículo “La” se lo aplicaban los usuarios quedando en el imaginario colectivo como: “La Ana Cecilia” ó “La Mara” por citar un ejemplo.
Sus tráfagos lacustres comprendían los puertos de Maracaibo, Encontrados, Santa Bárbara, Santa Cruz de Zulia, Bobures, Gibraltar, La Ceiba y Moporo.

Clasificadas en mixtas ó plataneras, trasportaban las primeras tanto pasajeros como víveres así como cualquier otro rubro, entre las más recordadas están: La Gran Brisa y La Ana Cecilia por ser una Gran piragua que paso a la historia del Zulia al sufrir un naufragio el domingo 8 de agosto de 1937, a las 10 y 20 minutos de la noche, donde murió un centenar de personas.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, la integración de los gaiteros venezolanos en el esfuerzo de enaltecer “La Gaita” como nuestro medio de expresión musical, es una necesidad imperiosa para fortalecer su vigencia, de otra manera seremos una sociedad débil y fácil de disgregar. Nunca permitamos que esto suceda. Suscríbete a nuestra comunidad virtual y vigoricemos nuestra gaita venezolana.
“El Baúl Gaitero”