domingo, 3 de abril de 2016

Mis Crónicas Finales: CUANDO MARACAIBO CONTAGIABA CON SU MÚSICA

El Super Combo Los Tropicales en escena, la máxima agrupación musical del Zulia.

Orlando José Bohórquez parra · domingo, 3 de abril de 2016
Añorar: su significado tiene mucho que ver con vivencias de los zulianos, que tuvieron tiempos de esparcimiento y luego lo perdieron, por eso la añoranza colectiva de los habitantes de esta región está presente.
Esto que les voy a referir, que he sufrido en carne propia al igual que muchos de ustedes, tiene que ver con la desaparición de aquellos bailes con orquestas, de lo cual nos enorgullecíamos. Ninguna región de este país contaba con más agrupaciones musicales que nosotros, igualmente tantos sitios para disfrutarlas.
A partir de 1960 aproximadamente, surgieron en esta región muchos grupos que hacían de las delicias de los parroquianos, igualmente existían gran variedad de locales para que ellos actuaran y por ende los músicos tenían abundante trabajo. Por mencionar algunas de esas agrupaciones, citemos a Los Capri, Súper Combo Los Tropicales, Los Casino, Pastor López, Emir Boscan y Los Tomasinos, el Combo de Willy Quintero, Los Masters, los Mundiales, Los Reyes, Los Mustangs, el Grupo Mara, Los Blanco, Los Imperials, La Playa, La Única de Carlos Ferrer, el Combo de Nelson Henríquez, el grupo de Enrique Salas, Willy Gamboa, Los Auténticos, La Máxima , Micro combo Santa Rita, Aníbal Velásquez, Los Originales y así muchas otras.
Todos esas agrupaciones constantemente se presentaban en los escenarios que existían, como por ejemplo, Playa Azul, El Naiguatá, El Catirito, el Club Alianza, Club Bellavista, Club Comercio, la fuente de Soda El Naranjal, el Mara Bar del Hotel del Lago, la playa San Remo, playa Los Coquitos, Bello Lago, Kanekao, el Pub Club, el Club Creole, la pista de baile Ramón Arias, El Poniente, el Club Maracaibo, Granja Alegría y otros sitios que seguramente ustedes ahora mismo recordarán.
Cuantas veces en forma individual y otras tantas en grupos familiares , muchos de ustedes se divertían sanamente “echando un pie” y moviendo “ese esqueleto”, pasando momentos maravillosos al son del ritmo de esas organizaciones musicales. Esos vermouts eran muy seguidos, prácticamente todos los fines de semana. Asimismo los liceos realizaban sus graduaciones con grupos bailables, inclusive muchas de esas fiestas los estudiantes las hacían en las propias sedes de sus instituciones educativas.
Igualmente el esparcimiento sano, con la inmensa cantidad de conjuntos gaiteros que se presentaban en lugares como la Cervecería 5 de Julio (bien llamada el palacio de la gaita), Piano Blanco, la Hoyada, Don Pancho y la fuente de soda Bolivariana en San francisco, Los Alisios, La Moneda, Bruyere, Tamacuary y paremos de contar.
Esto lo vivieron plenamente los que actualmente cuentan con cincuenta o más años de edad , pero que paso?.. pasó que de pronto se fueron uniendo elementos negativos como la decadencia en la situación económica y la inseguridad galopante, hasta llegar al extremo de que esos sitios no podían mantener sus espectáculos, cerrando inclusive sus puertas, las agrupaciones bailables fueron desapareciendo o al menos minimizando su actividad, los músicos empezaron a sentir el rigor de quedar desempleados o con menos trabajo que antes y así la gente que estaba acostumbrada a esa vida de diversiones, veía pasar los mejores tiempos , tiempos inolvidables, que en palabras de muchos, aseguran que no volverán.
En estos últimos años, algunas de las agrupaciones que fueron exitosas en aquella época de los setenta y ochenta, han buscado revivir con fuerza, claro no es igual que entonces, pero lo intentan, aun cuando ya aquellas jornadas de las cuales hice mención no están, ahora no es igual y deben conformarse con actuar en pocas fechas, emigrar a otras regiones de Venezuela o al exterior, o simplemente esperar las fiestas de carnaval o Feria de la Chinita.
En el caso de los conjuntos gaiteros, ahora existen muchos más que en esa etapa, también hay más promoción radial, porque abundan las emisoras (tanto AM como FM), pero no hay locales donde presentarse, con ligeras excepciones como son los casos de El Pozón del Saladillo y Tasca Asturias. De allí en adelante, son pocas las oportunidades que tienen los gaiteros de ofrecerle shows en vivo a sus seguidores.
ALCALDIAS Y GOBERNACIÓN PUEDEN CORREGIR ESTA SITUACIÓN
Recuerdo que hace varios lustros se creó en Caracas, por parte de la Alcaldía, un programa artístico que llevaba alegría todos los fines de semana a los habitantes de las diferentes parroquias o barriadas, totalmente gratis. Ese evento se denominaba “Un Artista en cada Plaza” y se realizaba a cielo abierto, donde se contrataban figuras individuales venezolanas y orquestas. La gente las disfrutaba y estos músicos, instrumentistas y cantantes se mantenían activos y cobraban por esas contrataciones. Sería interesante saber que las alcaldías zulianas al igual que la Gobernación , hicieran este esfuerzo, brindándole trabajo y alegría a la población que representan. Solo me queda decirle a estos dirigentes electos por ese mismo pueblo, que pongan manos a esta obra y quedaríamos todos muy agradecidos.


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, la integración de los gaiteros venezolanos en el esfuerzo de enaltecer “La Gaita” como nuestro medio de expresión musical, es una necesidad imperiosa para fortalecer su vigencia, de otra manera seremos una sociedad débil y fácil de disgregar. Nunca permitamos que esto suceda. Suscríbete a nuestra comunidad virtual y vigoricemos nuestra gaita venezolana.
“El Baúl Gaitero”