lunes, 4 de abril de 2016

El Cristo Negro y su pasión por Maracaibo

El Cristo negro de la Catedral de Maracaibo
Desde hace 415 años la ciudad de Maracaibo guarda entre sus más preciados tesoros una reliquia muy milagrosa y venerada que bien pudiera ser la más antigua de Venezuela, teniendo como referencia que la aparición de la Virgen de Coromoto fue en el año 1652.
Se trata del “Santo Cristo Negro de Maracaibo” una talla en madera de Cristo crucificado en tamaño heroico de finales del siglo XVI, comenzando su historia en el poblado sur lacustre de Gibraltar la madrugada del 22 de julio de 1600, al resistir las llamas que consumieron tanto la ciudad como su capilla producto del descontento de las tribus Quiriquires, Aliles, Eneales y Cocinas, por el maltrato a los que eran sometidos por parte de los españoles.
“Siendo muy particular que el Cristo no se quemó, fijado en su tronco de nogal presentando cinco marcas por flechas en su cuerpo sólo su espinilla presenta una leve señal de fuego, cambiando dicho cristo su color tornándose negro” (Pedro Guzmán 1987).
Después sería trasladado hasta la “Nueva Zamora de la Laguna de Maracaibo” específicamente a su iglesia matriz frente a la plaza mayor, al ser reconstruida Gibraltar comenzaría la disputa por la “Santa Reliquia” entre los dos pueblos, esta vez la solución cruzaría el atlántico trayendo una orden del concejo de Indias donde instaba; “dicho crucifijo será colocado en una embarcación sin tripulación en medio de la laguna en el momento que el viento sea favorable hacia el sur decidiendo la misma reliquia donde quiere permanecer”
En tres oportunidades eligió Maracaibo comenzando su arraigo en estas tierras dando nombre con ese hecho a lo que sería conocido como “El Milagro”
hoy día la avenida 2 de nuestra ciudad.
El Santo Cristo Negro de Maracaibo fue de gran veneración entre los navegantes, no existía embarcación que entrará o saliera de nuestra rada no sin antes encomendarse diciendo; ¡Que el Santo Cristo Negro te de buen viento y buena mar! En el año de 1692 se construye en el astillero de Punta Arrieta un galeón con maderas autóctonas de nuestra región y bajo estrictas ordenanzas de la flota de Indias al cual bautizan como “Santo Cristo de Maracaibo” en honor a la gran devoción a esta reliquia, dicha embarcación transportaba valores entre los puertos más importantes de América y Europa, siendo éste hundido por navíos enemigos en la famosa batalla de Rande en 1702, llevando en su interior una carga valorada en la actualidad según expertos en unos 1500 millones de euros que deben estar reposando en el lecho marino de la Ría de Vigo, haciendo de éste el pecio más buscado de todos los tiempos.
Innumerables milagros se le atribuyen a esta “Santa Reliquia” traspasando nuestras fronteras erigiendo una capilla donde se le venera en la Catedral de Sevilla, España donde se observa su imagen pintada en un cuadro al óleo por Joaquín Bilbao, atrayendo gran cantidad de feligresía al punto de tener que ampliar dos veces su capilla.
Monseñor Lazo de la Vega declaró sobre la imagen Lo siguiente; se concederán cuarenta días de indultos a los que de rodillas le rezaren un credo (sínodo de la Diócesis de Mérida de Maracaibo 1817).
Hoy el milagroso “Santo Cristo Negro de Maracaibo” espera por tí en la Santa Catedral de nuestra ciudad, morada que eligió hace más de cuatro siglos allí te espera el Prebístero Silverio Osorio y la cofradía del “Cristo Negro” en ocasión de comenzar su novena este 9 de marzo y como buen maracaibero renueves tu devoción formando parte de esta historia.

Deivis.D Castro
@Mcbo_Vos
elvuelodelbuchon@gmail.com

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, la integración de los gaiteros venezolanos en el esfuerzo de enaltecer “La Gaita” como nuestro medio de expresión musical, es una necesidad imperiosa para fortalecer su vigencia, de otra manera seremos una sociedad débil y fácil de disgregar. Nunca permitamos que esto suceda. Suscríbete a nuestra comunidad virtual y vigoricemos nuestra gaita venezolana.
“El Baúl Gaitero”